Las redes de Think Tanks como vía de colaboración, influencia e impacto

«En un mercado global de ideas, los think tanks deben establecer asociaciones nacionales, regionales y globales, y crear plataformas nuevas e innovadoras para ofrecer sus productos y servicios a una audiencia cada vez mayor de ciudadanos, legisladores y empresas de todo el mundo«. 

Con estas palabras hacía referencia James McGann, fundador y director del Programa de Think Tanks y Sociedades Civiles de la Universidad de Pensilvania, en el 2020 Global Go To Think Tank Index Report a la necesidad de los Think Tanks de establecer vínculos con centros de prestigio y crear o unirse a redes internacionales a través de las cuales potenciar sus investigaciones y dar difusión a sus estudios. 

Abordar los principales problemas y retos de nuestros tiempos es el pan de cada día de los centros de pensamiento. Y sin embargo, para lograr un mayor impacto y una influencia a mayor escala, las redes de colaboración son una buena herramienta con las que crear equipos multidisciplinares, debatir temas de actualidad de manera conjunta y dar visibilidad a propuestas relevantes más allá de las propias fronteras. 

G20 – Think20

Éste es el caso del Think20 (T20), el “banco de ideas” del G20. Compuesto por Think Tanks regionales e internacionales de los países integrantes de este grupo, esta red de centros aporta recomendaciones de políticas basadas en la investigación y facilita, de esta forma, las interacciones entre el G20 y el grupo de expertos y la comunidad de investigación. Bajo el lema “Luchando por un futuro de prosperidad, sostenibilidad e inclusión”, el T20 se constituye en diversos grupos de trabajo (“Task force” o TF en sus siglas en inglés) cuyas recomendaciones presenta en forma de comunicado a los líderes del G20 para su consideración en el comunicado del G20 presentado, a su vez, en la cumbre del G20.

Fuente: T20 2020 – Arabia Saudi

Europa – European Policy Institutes Network

A nivel europeo, la European Policy Institutes Network (EPIN) es una red dinámica de think tanks e institutos políticos europeos independientes que tiene como misión  ampliar y profundizar los conocimientos sobre asuntos de la Unión Europea (UE) y aportar un «valor añadido europeo» más allá de las perspectivas nacionales. Al servir como plataforma para que investigadores y analistas de políticas colaboren principalmente en el contexto de proyectos específicos y relacionados con la UE, EPIN contribuye al desarrollo de conocimientos valiosos sobre el futuro de Europa y de la integración europea. El Real Instituto Elcano es uno de los más de 30 centros participantes de alrededor de 25 países.

Fuente: European Policy Institutes Network

Los principales productos de la red son las publicaciones, preparadas por los investigadores de manera individual o de manera colectiva en forma de comentarios, informes analíticos y resúmenes de políticas. Si bien algunas de estas publicaciones están enmarcadas dentro de un proyecto más amplio, en ocasiones financiado con fondos europeos como es el caso del actual “Towards a Citizens’ Union (2CU)”, los temas abordados son muy diversos y abarcan desde la respuesta al COVID-19 por las estados miembro y los avances en igualdad de género en la UE hasta análisis de realidades nacionales como es el caso del papel de las redes sociales y el populismo en las elecciones alemanas

El sur del Mediterráneo – EuroMeSco

Más allá de las fronteras europeas, y con la mirada puesta en el sur del Mediterráneo, EuroMeSco agrupa institutos de investigación independientes y centros académicos especializados en análisis de política exterior y cuestiones de seguridad. Provienen de los 27 países de la UE y 10 países socios del sur del Mediterráneo; en el caso de España se encuentran, entre otros, el Real Instituto Elcano, CIDOB y la Fundación Alternativas así como la Casa Árabe o el European Institute of the Mediterranean (IEMed).

Fuente: EuroMeSco

También para esta red es fundamental el diálogo y proporcionar una plataforma para la colaboración entre centros e investigadores a ambas orillas del Mediterráneo. Con el objetivo de potenciar el papel de los Think Tanks en la formulación de políticas públicas y hacerlo en base a datos empíricos y programas conjuntos, EuroMeSco pretende a su vez servir como potenciador de las relaciones euromediterráneas y está abierta a todos los centros de investigación de la zona que quieran unirse. 

Estos tres ejemplos son únicamente eso, ejemplos. Y sin embargo, son una muestra de que pertenecer a redes de prestigio ya sea en base a temáticas, zonas geográficas o intereses comunes está muy presente en la agenda de los centros de investigación. Estas redes suponen no solo una vía de acceso a expertos en temas de interés relacionados con los del propio centro, sino que a su vez presentan un sinfín de oportunidades para colaborar en proyectos específicos, participar en eventos y fomentar un diálogo con las administraciones públicas cada vez más relevante si cabe para reforzar el papel de los Think Tanks en el desarrollo de políticas públicas. Y es que si bien la influencia real de las propuestas de los think tanks en la práctica política es difícil de cuantificar, las propuestas conjuntas entre centros, el diálogo multidisciplinar y la colaboración no pueden sino ser un paso en la dirección correcta.

Marta Guasp Teschendorff