La pandemia, reto y oportunidad para los Think Tanks en España

En esta tribuna, Marta Guasp Teschendorff analiza los diferentes roles de los Think Tanks españoles durante la pandemia. El contexto actual puede permitir a estos actores políticos y sociales posicionarse como centros de pensamiento crítico especializado.

«Los shocks colectivos permiten plantear transformaciones poco habituales. En ese proceso los think tanks juegan un papel clave como generadores y promotores de ideas y alianzas.” Lo resaltaba recientemente Gonzalo Fanjul, director de análisis del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), en una entrevista para el Observatorio de think tanks

Los Think Tanks, comúnmente denominados “laboratorios de ideas” por su labor de análisis y promoción de políticas públicas, son, además, creadores de diálogo y debate, o al menos en la teoría. En España, su papel está menos desarrollado que en países anglosajones, donde la tradición y el papel de los think tanks está mucho más arraigado. Sin embargo, la pandemia causada por la COVID-19 que ha afectado y sigue afectando al mundo entero presenta, además de retos, grandes oportunidades para el posicionamiento de los laboratorios de ideas como centros de pensamiento crítico especializado. En un momento de retos sin precedentes que afectan al plano sanitario, social, económico y político, es interesante hacer un recorrido por las acciones, iniciativas y proyectos que han desarrollado los think tanks en España (y que son visibles online) para aportar su granito de arena a una respuesta informada y estratégica a la crisis. 

Trabajo de difusión de conocimientos

Guiados por el objetivo de ejercer como plataformas de conocimiento, las conversaciones entre expertos online o “webinars” son la manera más común con la que los centros han buscado conectar con la audiencia y ofrecer contenidos de actualidad durante las semanas de confinamiento. Así, tanto el Real Instituto Elcano como Barcelona Center for International Affairs (CIDOB), ambos Think Tanks independientes de análisis político, han ofrecido sesiones centradas en el análisis del impacto de la crisis, tanto a nivel internacional y nacional con, por ejemplo, la presentación del documento “España y la crisis del coronavirus” (Elcano, Junio 2020) como a nivel local con el webinar en inglés “Cities on the frontline: Managing the coronavirus crisis” (CIDOB, Junio 2020). Estas sesiones, que antes de la crisis se realizaban en su mayoría de manera presencial, han contado con analistas propios y con invitados y expertos externos, en ocasiones conectados desde otros países, enriqueciendo la conversación y facilitando la difusión a un público más amplio e internacional. Muchos Think Tanks han optado por mantener este formato virtual también pasado el confinamiento y con el principio de curso, posiblemente conscientes de las ventajas de alcance y audiencia así como del recorrido pendiente y aún largo hasta poder llenar salas de conferencias de manera segura de nuevo. 

«Los webinars son la manera más común con la que los centros han buscado conectar con la audiencia y ofrecer contenidos de actualidad»

De una manera más tradicional, los Think Tanks no han dejado de publicar artículos, series de análisis y tribunas de opinión en sus propias webs tanto sobre la pandemia como sobre otros temas de relevancia internacional y han participado como expertos en programas de radio y televisión. De esta forma, Alfredo Bonet, secretario general del Círculo de Empresarios, analizaba en Junio en una entrevista de radio la reactivación económica nacional y el papel de los ERTE (Expedientes de Regulación Temporal de Empleo). Enrique Feás, investigador asociado del Real Instituto Elcano, reflexionaba en  voxpopuli sobre las lecciones del coronavirus para Europa y la integración europea y Tanya O’Carroll, cofundadora y directora de Amnesty Tech, de Amnistía Internacional, escribía para el Anuario CIDOB 2020 sobre la vigilancia invasiva usada por los gobiernos para seguirle la pista al virus y el papel del sector tecnológico en la prestación de servicios esenciales, cuestionando la propiedad de datos y haciendo un recordatorio del alcance de la crisis no solo a corto plazo sino también en una era post-covid.

Quizás sea en esa era post-covid en la que, por fin, los medios de comunicación y los Think Tanks formen alianzas más fuertes con las que reforzar la misión común de difundir información especializada, veraz y contrastada. Ya sea por parte de los medios dando difusión a los informes de los Think Tanks así como por parte de los laboratorios de ideas actuando como expertos con una presencia más regular en medios, el gran potencial de este tándem, aún por desarrollar, tendría un gran valor en tiempos de sobreinformación y “fake news”.  

Trabajo de análisis innovador
Entretenimiento desde los balcones y comunidades de vecinos organizadas para hacer la compra a personas vulnerables, la ciudadanía ha hecho muestra de su solidaridad y compromiso de manera extraordinaria. También el sector de la empresa privada ha arrimado el hombro, ya fuera con donaciones monetarias o transporte de material sanitario. Y son precisamente estas iniciativas las que busca identificar, clasificar y monitorear Solidaridad privada COVID-19, una iniciativa del Instituto Juan de Mariana. En los seis primeros meses esta plataforma ha recopilado cerca de mil iniciativas, algo que permitirá el análisis de la acción solidaria en España durante la crisis y de las diferentes expresiones de política social más allá de aquellas impulsadas por el Estado.   

«Quizás sea en esa era post-covid en la que, por fin, los medios de comunicación y los Think Tanks formen alianzas más fuertes con las que reforzar la misión común de difundir información especializada, veraz y contrastada»

Una misión parecida de análisis, transparencia y “vigilancia ciudadana” es la promovida por CIECODE a través de la plataforma Political Watch COVID-19, un proyecto que facilita el acceso a la información generada en la Comisión no permanente para la Reconstrucción Social y Económica en el Congreso de los Diputados. Esta plataforma ha recogido en tiempo real y durante los más de dos meses que ha desarrollado esta comisión los compromisos y las propuestas de los partidos políticos con representación parlamentaria sobre las directrices políticas que orientarán las medidas de reconstrucción con las que minimizar el impacto social y económico de la pandemia en los próximos años, y va más allá ofreciendo a su vez el análisis de sus principales consecuencias. Y es que, pese a que Political Watch califica el dictamen final de la comisión de “Buenas y bellas palabras, propuestas abstractas y una resolución bastante ambigua”, lo cierto es que el valor de transparencia de esta iniciativa de cara a una mayor apertura de la Cámara y una ciudadanía informada es sin duda digno de mención.

Más allá de hacer un seguimiento de iniciativas del sector privado y del sector político, Fedea pasó a la acción para aportar propuestas con las que salir de la crisis y afrontar los retos del futuro más próximo.Y es que si hay algo certero en este momento es que la salida de la crisis presenta retos multidisciplinares sin precedentes. Consciente de ello, el Grupo de Trabajo Mixto COVID-19 (GMT) es un grupo interdisciplinar formado por más de 130 expertos de diferentes sectores y disciplinas, combinando académicos con profesionales del sector privado y personas con experiencia en el sector público. La educación y la formación de capital humano, la protección de colectivos vulnerables o una economía competitiva, verde y digital tras el COVID-19 son algunos de los temas que han abordado los informes del GMT, que presentó su informe final a principios de septiembre. El evento online de presentación de conclusiones se retransmitió online a través de la fedea.net, Twitter y Youtube, y supuso la culminación de varios meses de trabajo con la petición de un pacto social y político para salir de la crisis y transformar la economía.

Posicionamiento político y partidista 

Por parte de los Think Tanks políticos que, a diferencia de aquellos independientes y apartidistas como Elcano o CIDOB, tienen una determinada ideología o están incluso ligados a un partido político, el discurso ha estado fuertemente marcado por su inclinación política. Éste ha sido el caso de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), fundación privada ligada al Partido Popular, que se caracteriza por haber mantenido una cobertura amplia de temas más allá del coronavirus y por un tono crítico con la gestión del gobierno en aquellas piezas que tratan temas relacionados con la pandemia. Titulares como “No habrá recuperación en “V”. La ineficacia del Gobierno lleva a una profunda recesión” (FAES, Mayo 2020) o “El peligro de un gobierno fallido” (FAES, Abril 2020) sugieren un análisis ideológico del impacto de la crisis, algo que, por otra parte, es de esperar por parte de centros políticos y que no debería interferir con su credibilidad siempre y cuando sean transparentes con respecto a su inclinación política de cara a los lectores y rehuyan de presentar estos análisis como neutrales.

Un tono similar es el que emplea el Grupo de Estudios Estratégicos, un Think Tank privado que se define como de “principios y valores liberal-conservadores”. Con artículos titulados de manera cuanto menos provocadora, como por ejemplo “Con Sánchez sólo se debe pactar su salida (GEE, Abril 2020) o “Apoyar al gobierno de Sánchez es traicionar a los españoles” (GEE, Marzo 2020) uno se llega a cuestionar si, independientemente del enfrentamiento entre partidos al que estamos acostumbrados, no estamos todos en esta crisis y si un tono algo más constructivo con propuestas alternativas no sería beneficioso para todos. Ésta parece ser la línea de la Fundación Alternativas, que además de optar por una amplia cobertura de temas internacionales durante la pandemia mantiene un tono más neutral en sus análisis de la crisis. 

Si tiene o no que ver el hecho de que sea simpatizante del partido en el poder es algo difícil de determinar, al igual que lo es la influencia que estos Think Tanks políticos tienen a puerta cerrada en la elaboración de propuestas de políticas públicas de los correspondientes partidos. En cualquier caso, poco sabemos de la relación entre partido y Think Tank a través de la información accesible públicamente y a falta de evidencia clara de que sea el caso, solo nos queda confiar que los partidos sepan aprovechar el conocimiento especializado de los expertos en su correspondiente think tank para la toma de decisiones, elaboración de propuestas desarrollo de políticas relevantes para la ciudadanía. 

Trabajo de asesoramiento político 

En lo que respecta a la colaboración de Think Tanks independientes con entidades del ámbito político en el desarrollo de políticas públicas para hacer frente a la crisis, la poca información disponible proviene de lo que los propios laboratorios de ideas deciden publicar, ofreciendo así una visión limitada de la influencia (o ausencia de ella) de los Think Tanks en el proceso político. 

Quizás a raíz de la naturaleza originariamente sanitaria de la crisis y la necesidad de incluir científicos y profesionales de la salud en la respuesta, sabemos que Antoni Trilla representa a ISGlobal en el Comité Científico y Técnico del COVID-19 encargado de asesorar al Gobierno de España durante la emergencia como uno de los seis miembros del comité de expertos. El Dr. Trilla es Catedrático de Investigación en ISGlobal, jefe del Departamento de Epidemiología y Medicina Preventiva del Hospital Clínic de Barcelona y ​​Decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona, puestos que indican sus beun conocimiento y amplio recorrido en el campo de la salud pública. 

«Quizás la “segunda ola” del coronavirus que ya asola a Europa sea una segunda oportunidad para integrar a los Think Tanks en el proceso político con el que no solo responder a la crisis sino reconstruir el país»

Sin embargo, y a raíz de la reciente publicación de un manifiesto de 55 sociedades científicas españolas dirigido a los líderes políticos en el que les exigen una respuesta basada «en la mejor evidencia científica disponible, desligada por completo del continuo enfrentamiento político», parece que el caso del Dr. Trilla es más bien una excepción. La petición de firmas en change.org con la que este grupo de sociedades científicas pretende sumar el apoyo de la ciudadanía se ha hecho viral y son pocos los que aún no se han cruzado con su principal reclamo: «En salud, ustedes mandan pero no saben»

La crisis como oportunidad de posicionamiento y demostración de valía

La magnitud de una crisis como la del coronavirus nos ha tomado por sorpresa. Los hay que avisaron de que esto podía pasar y que la hiperconexión de un mundo globalizado nos hacía vulnerables a  la propagación de un posible virus. Pero lo cierto es que estamos donde estamos y que más nos vale hacer uso de todos los recursos que tenemos para salir de la crisis y no ya volver a lo que entendíamos como normalidad sino hacerlo a una nueva y mejor normalidad  en la que aplicar las lecciones aprendidas. 

Para los Think Tanks y el debate político en España esto supondría normalizar y ensalzar el papel de los centros de pensamiento en la elaboración de políticas públicas, contar, de manera regular, con sus conocimientos especializados y reforzar su papel como creadores de diálogo y líderes de opinión. La pandemia ha puesto de manifiesto el gran potencial de estos centros y el gran valor que pueden aportar al bien común desde un análisis experto y riguroso.

Quizás la “segunda ola” del coronavirus que ya asola a Europa sea una segunda oportunidad para integrar a los Think Tanks en el proceso político con el que no solo responder a la crisis sino reconstruir el país. Dentro de los enormes retos, la crisis es una oportunidad para ir a mejor y un futuro que cuente con los conocimientos de los think tanks y sepa aprovecharlos sería, sin lugar a dudas, un mundo mejor. 

Marta Guasp Teschendorff

¿Ya conoces nuestra oferta formativa sobre Think Tanks?

¡Échale un vistazo!