Jordi Bacaria: “En tiempos de fake news y de ‘populismo rampante’ los Think Tanks deben jugar un papel crucial”

Jordi Bacaria Colom es catedrático de Economía Aplicada en la Universidad Autónoma de Barcelona y director de la revista “Foreign Affairs Latinoamérica” editada en México. Fue director de CIDOB (Barcelona Centre for International Affairs) entre junio de 2013 y agosto de 2018. Es autor de más de cien publicaciones sobre integración económica, América Latina, economía del Mediterráneo, instituciones monetarias y elección pública. En esta entrevista repasamos, entre otros temas, la situación económica actual marcada por la pandemia de la Covid-19, las relaciones comerciales entre Estados Unidos y China y el papel de los Think Tanks en España y en el mundo.

La crisis económica mundial fruto de la caída de Lehman Brothers, la victoria de Trump, el Brexit, la pandemia de la Covid-19… ¿Estamos en un contexto global de ‘cisnes negros’?

De acuerdo la teoría de Nassim Taleb, no hay cisnes negros si son evitables. No hay tantos cisnes negros porque la mayoría que se consideran como tales, los gobiernos y las instituciones podían haberlos evitado. Lo que hay son impactos muy negativos en la economía fruto de errores que se han cometido en los distintos niveles de la gobernanza. Más bien estamos en un contexto de “patos criollos”, utilizando una expresión argentina. Un contexto en el cual la globalización y el cambio tecnológico han producido un cambio de paradigma que afecta la gobernanza económica, aumenta el populismo y son poco efectivos los organismos multilaterales y supranacionales que deberían haber evitado estos acontecimientos.

La crisis sanitaria provocada por la Covid-19 ha tambaleado la economía mundial. ¿Qué escenario económico nos espera?

Como se ha dicho desde el principio de la pandemia todo depende de la duración de la misma. Cuanto más larga sea y cuantas más olas o brotes hayan, más difícil será la salida. Se ha aprendido que la solución no es parar y ahogar la economía, porque el virus sigue ahí. El riesgo está en la transmisión comunitaria que hace perder el control y la insuficiencia de medios cuando el contagio crece exponencialmente. Hay que convivir con el virus y para ello son necesarias medidas de prevención y control. Sin embargo el principal problema de la economía es la incertidumbre. Reducir la incertidumbre con información clara, científicamente probada y socialmente aceptable es esencial. El escenario económico depende de los países y de su estructura productiva y sus cadenas de valor. Países como España, muy dependientes del turismo, deberán reorientarse y no es un movimiento rápido. El crecimiento del sector exterior dependerá de la evolución de los países clientes que a su vez han tenido contracción del PIB o recesión. Hay un efecto dominó en las economías y sectores encadenados tanto en fases expansivas como en recesivas como la actual.

¿Cómo será el crecimiento económico?

Hay un cierto consenso en que el crecimiento será en forma de L y no en forma de V. La caída del PIB, si no tiene una recuperación rápida, implicará una caída del ingreso y de la renta. La desigualdad puede incrementar por la caída del empleo y las medidas sociales no serán suficientes para compensar la pérdida de ingreso. Ello además comporta una disminución de la recaudación fiscal sin muchas posibilidades de aumentar el gasto público sin más endeudamiento. Endeudamiento que se trasladará a las generaciones futuras. Aquí hay riesgo no incertidumbre. El riesgo que el endeudamiento no sirva para inversiones productivas que son las que permiten resolver las deudas en el futuro mediante crecimiento. También son previsibles aumentos de los costes de transporte en barco y avión, con consecuencias en el coste de los productos que no tienen que significar a corto plazo un desplazamiento hacia la producción nacional. Las cadenas globales de valor pueden quebrarse sin capacidad de respuesta a corto plazo. Por ejemplo si no se pueden importar productos manufacturados de Asia y no hay capital humano mínimo en nuestros países para producirlos, tendremos un choque de oferta, que hasta el momento no se ha dado en gran medida.

No hay tantos cisnes negros. Lo que hay son impactos muy negativos en la economía fruto de errores que se han cometido en los distintos niveles de la gobernanza. Más bien estamos en un contexto de “patos criollos”

En un escenario optimista, con vacuna y fin de la pandemia, la recuperación puede ser rápida y las cadenas productivas se pueden recuperar rápidamente. Sin embargo, algunos sectores vinculados a la salud y producción de equipos de protección individual se convertirán en estratégicos en las producciones nacionales. Sectores como el turismo pueden verse afectados enormemente si los consumidores de estos servicios no recuperan sus hábitos de consumo. Por ejemplo, cambios de destinos, preferencia por la cercanía o caída de la oferta de transporte por quiebra de las compañías aéreas.

Usted es un gran conocedor de México. Después de 18 meses gobernando, ¿cómo definiría el gobierno de Andrés Manuel López Obrador?

La presidencia de López Obrador es fruto de la polarización política y social y del fracaso de las presidencias anteriores en temas cruciales como la lucha contra el crimen y la corrupción. En estos 18 meses no se ha conseguido avanzar en estos campos y además han caído las inversiones fruto de decisiones inconsistentes que han retraído la inversión extranjera. La pandemia ha agravado la situación y a pesar del nuevo tratado T-MEC con Estados Unidos y Canadá, la situación económica en Estados Unidos no facilita la recuperación de las exportaciones e inversiones. Algunas de estas medidas como aumento de la regla de origen o mínimos salarios por hora, impuestas por los Estados Unidos, van a reducir determinadas inversiones en plataformas de producción en México de empresas extranjeras que no tendrán ventaja respecto a Estados Unidos.

El gobierno ha emprendido algunas medidas sociales dirigidas a los jóvenes y adultos mayores que si no dan sus frutos en términos de formación y empleo, acabarán siendo más políticas clientelistas que de transformación estructural. La acción propagandista del gobierno hace aumentar la polarización social y política.

Estados Unidos y la China están inmersos en una guerra comercial muy intensa. ¿Cómo será el escenario entre estos dos países a medio plazo? ¿Y para la Unión Europea?

La tensión entre Estados Unidos y China va más allá de una guerra comercial. La guerra comercial son un conjunto de medidas tomadas con el fin de hacer frente a una guerra tecnológica y al avance de China en este campo. Por esto Estados Unidos acusa a China de utilizar la penetración tecnológica por poner en riesgo su seguridad. Estados Unidos no quiere perder su ventaja en la innovación y nuevas tecnologías mientras China avanza muy rápidamente y gana terreno en el ámbito económico y militar y de las grandes empresas tecnológicas. Esta tensión afecta al resto del mundo. El mundo asiático que puede quedar muy afectado si se produce una escalada en la tensión y se llega al conflicto. América Latina que tiene en Asia y China un importante mercado de materias primas y agroalimentario y recibe sus inversiones, tiene que evitar la difícil elección entre uno u otro, o el conmigo o contra mi al que tiende Estados Unidos. África, donde China está penetrando intensamente cubriendo el vacío que dejó Europa, tiene menos opciones. Y la Unión Europea, que necesita del mercado Chino y asiático y no puede entrar en la dinámica de confrontación con Estados Unidos. En el ámbito de la tecnología 5G para las comunicaciones, la UE ya se encuentra en este dilema de elegir entre Estados Unidos (con sus presiones) y las ventajas de la tecnología China.

Estados Unidos no quiere perder su ventaja en la innovación y nuevas tecnologías mientras China avanza muy rápidamente y gana terreno en el ámbito económico y militar y de las grandes empresas tecnológicas. Esta tensión afecta al resto del mundo.

Usted ha sido director del Cidob, uno de los Think Tanks más importantes de la región mediterránea y de Europa. ¿Qué lecciones ha aprendido durante esta etapa?

He sido director del CIDOB entre 2013 y 2018, años en que el “procés” ha tratado de condicionar las acciones de las organizaciones que dependen de las subvenciones de la Generalitat. Esto ha provocado una reacción simétrica por parte del gobierno español, que ha apoyado al CIDOB desde que se creó como fundación privada en 1979. Mantener la independencia política es crucial en el CIDOB, porque es un Think Tank plural. Para compensar, ha sido necesario mantener y aumentar el prestigio internacional del CIDOB, buscar vías alternativas para su financiación, evitando así lo que hubiese podido provocar su caída. Para ello, el apoyo de otros Think Tanks con colaboraciones y proyectos conjuntos ha sido decisivo. También ha sido importante mantener y reforzar el prestigio entre la sociedad civil, y utilizar las redes sociales para ser objeto de interés entre los más jóvenes. Capital humano y capital social son dos componentes esenciales para un Think Tank y ello exige transparencia financiera de la institución e independencia de la política. Mucho más en épocas de polarización política y social.

¿Qué papel juegan en la actualidad los Think Tanks?

Hay muchos tipos de Think Tanks. Pero si nos referimos al concepto clásico de Think Tank como “universidades sin estudiantes” o al más moderno de “empresa cívica”, es decir, aquellos centros de estudio o de pensamiento que no dependen de un partido político, partidistas o de una empresa determinada, los Think Tanks juegan y deben jugar un papel muy importante de creación de opinión y de transmisión de información veraz. No importa el ideario del Think Tank, sino que su opinión sea contrastada y sus fuentes de información aceptables. Para ello los Think Tanks deben ser independientes del poder político y transparentes en cuanto a sus recursos financieros.  El equipo humano debe ser competitivo a nivel internacional y siguiendo estándares al uso de los centros de investigación. Tener capacidad para producir investigación propia, pero sobre todo, la habilidad para difundir opinión e información y que esta sea veraz para que sea aceptada. En tiempos de fake news y de ‘populismo rampante’ los Think Tanks juegan y deben jugar un papel crucial en la actualidad.

No importa el ideario del Think Tank, sino que su opinión sea contrastada y sus fuentes de información aceptables.

¿Cuál es para usted el Think Tank referente en el que inspirarse? ¿Por qué?  

Hay muchos referentes en que inspirarse, depende de los objetivos que tenga el Think Tank, los ámbitos temáticos que cubra y su relación con los stakeholders. Si es un Think Tank que cubre distintos ámbitos internacionales (geopolítica, economía, derechos humanos…) y que sea independiente con buenos grados de transparencia, un referente es Chatham House. En relación a cobertura de regiones y temas, el Wilson Center. En potencia investigadora y capacidad de publicaciones, la Brookings Institution. En Asia, por su cobertura regional, el KIEP (Corea). Por su independencia y financiación privada en temas de medio ambiente, el Ecologic Institute (Berlin, Bruselas y Washington). En temas de seguridad y con financiación pública, el SWP (Alemania), o el EUISS (de la Unión Europea). Por su independencia y defensa de derechos humanos, el Human Rights Watch. En temas económicos, Bruegel y CEPS en Bruselas. Y podríamos seguir…

¿Los Think Tanks en España están infrautilizados?

En España hay menos Think Tanks de los que corresponderían comparativamente a otros países europeos y, aunque hay muchos tipos de Think Tank, tomando diversas fuentes y registros hay más de ochenta, con un gran crecimiento en los últimos 20 años. Los Think Tanks en España son competitivos pero de menor dimensión que en otros países, dependen mucho de la financiación pública y por supuesto están infrautilizados. La descentralización política en Comunidades Autónomas también se manifiesta en la dispersión territorial y temática de algunos Think Tanks y por lo tanto en el grado de utilización por parte de las administraciones son distintos. Los Think Tanks económicos están más en los medios que los de relaciones internacionales y geopolíticos, aunque estos son Think Tanks de referencia en el ámbito público e internacional. En general el mundo empresarial, académico, sindical y la sociedad civil colabora con los Think Tanks españoles en distintos grados, aunque no tienen el mismo impacto que tienen en otros países con más Think Tanks. Como podrían hacerlo mucho más, y su producción tiene características de bien público, se puede decir que están infrautilizados.

Los Think Tanks en España son competitivos pero de menor dimensión que en otros países, dependen mucho de la financiación pública y por supuesto están infrautilizados.

¿Cuáles son los retos que tienen por delante los Think Tanks en España?

El reto más importante en general es el financiero, aunque depende mucho de los Think Tanks y del apoyo público directo o indirecto (empresas) que reciben. Transparencia financiera e independencia política son retos clave para el futuro de los Think Tanks. Las dotaciones de capital humano y de expertos con niveles de competencia internacional son relativamente elevadas, aunque mantener un equipo de expertos con dedicación exclusiva y salarios competitivos con otros Think Tanks internacionales es un reto que depende de su financiación.

En cuanto a impacto, el reto más importante es ocupar un espacio de comunicación en el ámbito de la opinión e información. La sociedad y las tecnologías evolucionan muy rápidamente y las estructuras organizativas y operativas de los Think Tanks deben adaptarse al cambio. Sin renunciar a la investigación especializada y de calidad, deben tener más impacto. Para ello la transición hacia el tipo de Think Tank caracterizado como “iniciativa cívica”, bajo la forma de coaliciones, redes y asociaciones entre diferentes tipos de instituciones de investigación, organizaciones de apoyo a determinadas causas, empresas sociales y organizaciones de servicios, es el que permite una conexión entre los gobiernos y los ciudadanos y una mayor diversidad en las opiniones, sin renunciar al rigor de la investigación. Evitando, pues, que las redes sociales acaben siendo una burbuja sin contenido.

Francesc Ponsa Herrera