cristina-monge

Cristina Monge: “La transparencia no puede quedarse en la financiación”

En esta entrevista hablamos con Cristina Monge, directora del área de Conversaciones de ECODES, acerca de su apuesta por la transparencia financiera, la resistencia al cambio, la medición del valor social generado con la transparencia y el recorrido que esta práctica todavía puede aportar a los Think Tanks.

Ecodes, el laboratorio de ideas radicado en Zaragoza, Madrid, Pamplona y León (Nicaragua), viene ocupando las posiciones de liderazgo en transparencia financiera en las tres ediciones del rating elaborado por el Observatorio de Think Tanks. Ecodes muestra un fuerte compromiso con la transformación y la inclusión social, generando conocimiento también a través de su capacidad de intervención a través de proyectos básicamente vinculados al desarrollo social y económico.

¿Por qué ECODES ha estado siempre en el rating del Observatorio de los Think Tank españoles? ¿Dónde radica vuestro interés por ser transparentes?

En ECODES trabajamos para acelerar la transición hacia un nuevo modelo económico más verde, más responsable y más inclusivo, en el marco de una nueva gobernanza. Y esa nueva gobernanza tiene mucho que ver con la transparencia y la rendición de cuentas. Creemos firmemente en la necesidad de contar lo que hacemos y cómo lo hacemos no sólo como forma de “dar cuenta”, sino también como manera de explicarnos mejor, y así poder mejorar. Además, desde hace años venimos trabajando en ámbitos de responsabilidad social, analizando lo que algunos expertos llaman “criterios extrafinancieros” de las empresas. Estos aspectos creemos que hay que hacerlos extensivos al conjunto de organizaciones, empezando por nosotros mismos. Lo contrario sería una incoherencia.

Tras tres evaluaciones consecutivas en el rating del Observatorio de Think Tank españoles, ECODES siempre ha estado en las posiciones de máxima transparencia. ¿Estáis en condiciones de poder valorar qué tipo de impacto ha generado esto entre vuestros stakehoders?

Lo cierto es que las tres evaluaciones han sido una alegría, así que lo hemos difundido al conjunto de la comunidad ECODES a través de redes sociales, notas de prensa, etc. No nos hemos parado a medir el impacto ―lo cual sería muy interesante―, pero estamos convencidos de que es algo que nos refuerza como organización, y lo que es más importante: nos ayuda a dotar de coherencia lo que hacemos y lo que decimos. Lo que sí te puedo decir es que colaboradores nuestros utilizan este dato como tarjeta de presentación de ECODES, así que el impacto está garantizado.

ECODES trabaja para acelerar la transición hacia una economía verde, responsable e inclusiva, enmarcada en una nueva gobernanza basada en la participación ciudadana. Resulta evidente que ello no podría hacerse desde la opacidad, actitud opuesta a la transparencia. Sin embargo, ¿por qué la gran mayoría de Think Tanks y de ONGs todavía no han llegado al paradigma de la transparencia? ¿Cuáles serían las resistencias al cambio?

Yo creo que la inercia es muy poderosa y cuesta mucho romperla. Si siempre se han hecho las cosas de una forma determinada, hacerlas de otra supone replanteárselo, valorar cómo deben de hacerse y articular nuevos procesos de gestión, y eso es siempre un esfuerzo extra. Por otro lado, existe también un problema de conocimiento. ¿Qué tenemos que hacer para ser más transparentes, cómo se hace? Por ejemplo, nosotros no siempre utilizamos los soportes informáticos más adecuados desde el punto de vista de la transparencia, y esto es algo que nos planteamos cuando lo vimos señalado en vuestro análisis. En definitiva, yo no creo que haya tanto un problema de falta de interés por la transparencia o de voluntad de ocultar nada, sino que hay que vencer los obstáculos que supone superar la inercia para hacer las cosas de otra manera y saber cómo se deben hacer.

Una de las herramientas en la que ECODES ha puesto el acento es la metodología SROI para la evaluación del impacto en la creación de valor social de una organización. ¿Qué importancia juega la transparencia financiera en la creación de valor social?

ECODES trabaja con un enfoque metodológico basado en principios de identificación, medición y monetización del valor extra-financiero, es decir, el valor ambiental, social y socioeconómico que actualmente no se refleja en la contabilidad financiera convencional en relación con los recursos invertidos en una organización, proyecto o iniciativa. Este enfoque permite a las empresas, organizaciones y administraciones públicas medir y evaluar el impacto que producen para sus principales grupos de interés o stakeholders. Asimismo, el proceso sirve para identificar formas de mejorar la gestión de las actividades y mejorar el rendimiento de los recursos invertidos en una determinada iniciativa o proyecto en curso.  En este marco, la transparencia financiera es clave para conocer cómo se financia una iniciativa o una organización, qué tipo de retornos genera y a quien o a quiénes afecta, así como qué objetivos persigue, y por supuesto, es la única manera de rendir cuentas tanto a los financiadores como al conjunto de la sociedad.

 SROI es una metodología de evaluación que visualiza el valor social creado por la acción de una organización. Es de gran valor la distinción entre inputs, outputs y outcomes para medir con objetividad la relación entre tantos € invertidos, tantos € de valor social generado. ¿Cómo mide ECODES el valor social generado?

Lo que más nos gusta de la metodología SROI es que permite hacer esa medición partiendo de las percepciones y aportaciones de todos los stakeholders. Es decir: los puntos sobre los que impacta un proyecto son identificados por los propios grupos de interés, y se tienen en cuenta tanto aspectos cuantitativos como cualitativos. Esto diferencia notablemente al SROI de otras formas de medir el impacto, dando cabida a expresar aquellos aspectos que de otra manera quizá no se vieran reflejados en el análisis.

Como organización, parece lógico que ECODES siga intentando mantenerse como organización transparente en cuanto a financiación. ¿Qué otras facetas de la organización serían susceptibles de ser evaluadas desde la perspectiva de la transparencia para mejorar el impacto?

Creemos que la transparencia no puede quedarse en la financiación, sino que debe hacerse extensiva a todas las facetas de la organización: a la composición de los órganos de gobierno y dirección, del consejo asesor y del equipo de trabajo, para conocer qué personas hacen ECODES cada día. También a los planteamientos estratégicos: Visión, misión, objetivos y valores deben quedar perfectamente claros para poder entender a qué se dedica la organización y con qué orientación trabaja. Todo esto sin olvidarnos de los proyectos en los que estamos involucrados en cada momento, tanto en lo referente a objetivos y actividades como a los socios con los que trabajamos.

Como ves, la transparencia debería ser integral. No obstante, siendo transparente, he de decirte que estamos en el camino pero no hemos conseguido plasmar esta noción en el conjunto de nuestro trabajo. Nos queda mucho que mejorar, pero somos conscientes de ello, que es el primer paso que hay que dar.

Las Administraciones Públicas son transparentes financieramente a través de su presupuesto. Las empresas privadas deben depositar su cuenta de explotación en el Registro Mercantil. Los ciudadanos somos transparentes ante Hacienda. ¿Por qué no se debería obligar por ley a ser transparente a Think Tanks y entidades del Tercer Sector? ¿O sí?

Las entidades del tercer sector tenemos también nuestras obligaciones de rendir cuentas. Todos los años presentamos un plan de trabajo y un presupuesto ante el Protectorado de fundaciones, y acabado el ejercicio debemos remitir al mismo órgano una memoria de actividades y las cuentas debidamente auditadas. Cuestión diferente es que esto no es suficiente desde el punto de vista de la transparencia, y debería hacerse público y sobre todo, accesible al conjunto de la población. Es decir: que todo el mundo entienda fácilmente qué hacen las entidades, cómo lo hacen y sobre todo, para qué lo hacen.

Francesc Quintana Rubio